Comparar listados

El Mosaico Hidráulico de Barcelona

El mosaico hidráulico es el nombre por el que se conoce a las baldosas decorativas de cemento, pigmentadas en varios colores, de uso interior y exterior. A diferencia de otras baldosas con motivos, el proceso de fabricación del mosaico hidráulico caracteriza por el uso de moldes metálicos que presionan la baldosa contra moldes y divisores en la cara superior, donde se incorporan los colorantes siguiendo patrones de tapices, alfombras o formas geométricas.

recibidor-6470V

 

Convertidos en Arte en el Modernismo

Estas baldosas sin cocción fueron presentadas por primera vez en la Exposición Universal de París de 1867, a cargo de la empresa Garret, Rivet y Cía. La simplicidad de la técnica y el bajo coste de los materiales propiciaron que durante la primera mitad del siglo XX una gran popularidad de este tipo de suelo entre las viviendas y construcciones de la zona mediterránea, así como en América Central y del Sur.

Los mosaicos hidráulicos estaban especialmente adaptados a los climas cálidos, destacando por su durabilidad y su fácil reparación pero también por su singular belleza. Estas características hicieron que este elemento arquitectónico alcanzara su máxima expresión durante el período Modernista catalán. Los principales fabricantes contaron con los artistas de moda como Josep Puig i Cadalfach, Enric Sagnier, Domènech i Montaner o Antoni Gaudí para diseñar sus mosaicos, haciendo que estos diseños fueran más complejos y artísticos.

salon-comedor-9601T

Un elemento decorativo de actualidad en Barcelona

Uno de los clásicos renovados que vuelve con fuerza en la decoración de interiores es precisamente el mosaico hidráulico, bien sea recuperando los suelos de pisos antiguos o apostando por baldosas hechas con nuevos materiales cerámicos. Este tipo de suelo combina a la perfección en decoraciones vintage, de estilo rústico o en edificios históricos; pero también casa en ambientes modernos y contemporáneos.

La existencia de múltiples dibujos decorativos, colores y combinaciones lo convierten en un elemento decorativo muy versátil. Los espacios clásicos y sencillos piden un tipo de mosaico hidráulico monocolor pero con ricas formas geométricas o inspiradas en la naturaleza; puedes destacar el postín de una casa apostando por un mismo patrón pero diferenciando las zonas. Y si quieres darle un look más moderno olvídate de colocar las baldosas en el suelo y dales el máximo de protagonismo en una de las paredes principales del salón.

Si bien hablamos del mosaico hidráulico como algo de moda, este estilo de suelo nunca se fue del todo. Muchos locales, viviendas y oficinas de Barcelona han decidido apostar por decorar sus suelos con estas ornamentadas pero resistentes baldosas bien sea recuperando el esplendor de los mosaicos hidráulicos originales con sus dibujos de estilo modernista, una de las insignias de las mejores rehabilitaciones de pisos de principios del siglo XX hasta 1960.

Asimismo, nuevas construcciones se han decidido por colocar baldosas modernas que siguen esta técnica para darle un valor añadido a las nuevas obras. Empleando materiales cerámicos más resistentes o siguiendo las técnicas originales, los nuevos mosaicos hidráulicos son también una tendencia decorativa para todos aquellos espacios de nueva construcción pero con gusto por lo ‘vintage’.

salon-comedor-9959V

Inspírate en los grandes artistas modernistas

El Mosaico Hidráulico alcanzó su momento de máximo esplendor y reconocimiento como elemento arquitectónico durante el Modernismo, época en la que los grandes artistas dejaron su sello en algunas de las baldosas que hoy recorren las principales calles de Barcelona. Una de las más emblemáticas de la Ciudad Condal fueron los mosaicos hidráulicos diseñados por Gaudí, que pueden verse en el Paseo de Gracia de Barcelona.

Sin embargo, no es sino en el Quadrat D’Or de Barcelona donde poder ver esta técnica decorativa en todo su esplendor. Edificios históricos como la Casa Batlló o La Pedrera d’Antoni Gaudí, la Casa Amatller o la Casa Macaya de Josep Puig i Cadalfach o les Cases Montaner i Simó o la Casa Lleó Morera de Lluís Domènech i Montaner llevan el mosaico hidráulico como impronta para los suelos de estas ricas fincas burguesas. Un tipo de suelo que también podremos encontrar en oficinas, viviendas y locales de la zona.

 

img

Atipika

Si continua utilizando este sitio acepta el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar