Comparar listados

Qué deberías saber si estás pensando en reformar tu vivienda

Ahora que los costes de la construcción han bajado, es el momento de permitirte aquella reforma que siempre has querido hacer sin necesidad de pensar en comprar una vivienda nueva.

Ahora que los costes de la construcción han bajado, es el momento de permitirte aquella reforma que siempre has querido hacer sin necesidad de que pienses en comprarte una vivienda nueva.

A la hora de buscar un profesional, te aconsejamos que busques a alguien de referencia y acreditado (es importante que cuenten con un seguro de responsabilidad civil profesional que les cubra en caso de accidente). Tú también deberías de tener tu propio seguro de hogar, ya que es probable que durante las obras, se puedan producir desperfectos no sólo a tu vivienda, sino también a la comunidad de vecinos.

Pide varios presupuestos y no te quedes con el primero que te ofrecen. Además, debería aparecer detallados por partidas (albañilería, electricidad, fontanería…) y la calidad de los materiales. Una vez seleccionado el presupuesto, asegúrate que el contrato de obras fije una fecha de finalización, de esta manera podrías reclamar por un posible retraso. Deberías saber que lo habitual es pagar una entrada que cubra al menos los materiales, pero no debería superar el 30% del presupuesto total.

No deberías olvidarte de pedir permiso a la Comunidad y en el caso de que las obras afecten a la estructura del inmueble, necesitarás el apoyo unánime (y en algunos casos podrías necesitar una licencia en el mismo Ayuntamiento). Si la reforma es pequeña y no afecta al resto del edificio, no es necesario pedir permiso pero siempre conviene avisar a los que puedan verse afectados por los ruidos provocados.

Recuerda que tanto las licencias como el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras suponen un coste adicional. Para ello siempre puedes recurrir a ayudas que ofrecen las Comunidades Autónomas (donde podrás ahorrarte hasta un 40%), muchas de las cuales implican una mejora en la eficiencia energética de la vivienda (Plan Renove). La mejor forma de informarse es dirigirse a la Consejería de Economía antes de iniciar las obras.

Es importante que no te olvides de reclamar una factura con su correspondiente IVA (te servirá para obtener futuros beneficios fiscales) y reclama si la reforma no ha quedado como habíais acordado.  Las obras de mejora y rehabilitación de la vivienda pueden beneficiarse de la aplicación de un IVA reducido del 8%.

Con todos estos aspectos a tener en cuenta, ya puedes reformar tu casa de arriba abajo y por mucho menos dinero de lo que pensabas. ¡Suerte!

 

img

Atipika

Si continua utilizando este sitio acepta el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar